Diagnóstico personalizado: por qué es esencial

Autor: | Categorías: Nutricosmética

Mucha gente nos pregunta por qué nuestras fórmulas nutricosméticas no se venden online. Seguro que lo comprenderás enseguida: la filosofía de la nutricosmética de 180 the concept es llevar una solución a cada persona. De ahí la importancia que le damos a un diagnóstico personalizado: queremos elaborar un tratamiento a medida.

Hay multitud de compuestos nutricosméticos en el mercado. Los nuestros han sido elaborados después de años de investigación, y la principal conclusión a la que hemos llegado es que cada persona recibe esos principios activos de distinta manera. Al igual que un mismo tinte para el pelo en dos cabellos del mismo color no reacciona igual en ambos, las sustancias que ingerimos no aportan los mismos beneficios en dos personas distintas. Ni siquiera aunque estas personas, en apariencia, tengan los mismos problemas o síntomas. Realizar un diagnóstico personalizado que nos aporte datos sobre el cliente (desde lo que come hasta sus hábitos en el día a día) nos hará tener una visión optimizada del tratamiento que necesita.

Cuando un cliente acude a uno de nuestros centros certificados puede estar seguro de que el tratamiento que se le va a recomendar va a estar absolutamente ajustado a un diagnóstico previo y a medida. Hay que pensar que en cada uno de estos centros se encuentran profesionales del sector sobradamente formados, que conocen las 18 fórmulas de la firma y que van a estudiar a fondo qué necesita cada persona. Nos preocupamos por tu bienestar y queremos que tu satisfacción con nuestra línea cosmética sea máxima. Queremos que confíes en nosotros y sabemos que podemos conseguirlo.

Los pilares de un diagnóstico personalizado en 180 the concept

¿Qué hace que nuestras células se degeneren? Y lo que es mejor, ¿podemos recuperar esa juventud perdida? A la segunda pregunta te contesto: definitivamente, SÍ. Además, un cuerpo rejuvenecido es un cuerpo que funciona bien, que realiza adecuadamente todos sus procesos y que, en consecuencia, es más bello y esbelto por fuera. Este es, en esencia, el proceso que atacamos desde distintos ángulos: la perspectiva la encontramos, claro está, en el diagnóstico previo.

En cuanto a la primera cuestión, hay varias cuestiones que colaboran en el proceso de envejecimiento, sobre las que hemos investigado y que hemos perfeccionado en nuestras fórmulas: oxidación, glicación, inflamación y aspectos neuroendocrinos. No entraré en cuestiones bioquímicas porque puede ser muy técnico y aburrido pero, en esencia, conocer las reacciones químicas de nuestro cuerpo, cómo se enfrenta al envejecimiento y los factores externos que nos indican cuál es el problema raíz es esencial para que obtengas un diagnóstico personalizado y un tratamiento a medida. Ocurre a menudo que un problema estético que queremos eliminar no se ataja atacándolo directamente, sino investigando cuál es el origen de dicho problema para que no vuelva a reproducirse y obtengamos resultados prolongados en el tiempo. Por ejemplo, si se nos cae el pelo, antes de tratar la caída hay que conocer las causas que provocan esa alopecia. Ocurre igual con la celulitis, la flacidez, las ojeras…

Diagnóstico a medida: tratamiento solo para ti

Como comentábamos al comienzo del artículo, un mismo principio activo, sea interno o externo, no funciona igual en dos cuerpos. Por eso necesitamos un diagnóstico personalizado: porque queremos componer el tratamiento perfecto para ti. ¿Se pueden tomar los compuestos que se venden en farmacias? Respondo con otra pregunta: ¿queda igual un traje hecho a medida que uno que adquirimos en unos grandes almacenes? Evidentemente, la diferencia es abismal. Conocer a fondo las necesidades concretas de la persona que se va a someter a tratamiento es esencial si queremos:

• Resultados visibles en poco tiempo y duraderos;

• Llevar el bienestar de nuestro cuerpo desde el interior hacia el exterior;

• Eficacia máxima y satisfacción con el tratamiento.

Las fases de nuestro tratamiento nutricosmético

Habitualmente, tras el diagnóstico iniciamos un tratamiento que consta de estas tres fases:

  1. Fase detox en la que preparamos el organismo limpiándolo de toxinas y fortaleciéndolo. La duración es de un mes.
  2. Fase de alcanzar objetivos, en la que los resultados son visibles y medibles y en los que trabajamos en la línea de belleza facial, corporal o bienestar. Dicha fase puede prolongarse durante 3 o 6 meses.
  3. Fase de mantenimiento, en la que logramos que nuestros resultados perduren en el tiempo e incluso alcancemos nuevos objetivos.

Con nuestros múltiples preparados nutricosméticos podemos crear infinidad de combinaciones adaptadas a cada necesidad. De tu satisfacción depende nuestro éxito. Por eso queremos complacerte. Y créeme: sabemos cómo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *