Nutricosmética antiedad: las cinco claves de su éxito

Autor: | Categorías: Nutricosmética

Quería aprovechar mi entrada al blog de hoy para explicar, en conceptos muy básicos, por qué son cada vez más las personas que se acercan a nuestros centros certificados a interesarse por los beneficios de la nutricosmética. ¿Por qué es tan eficaz?, ¿en qué se basa?, y lo que es más importante, ¿qué conseguimos con ella?

1. Antiedad

Lo que se busca esencialmente con la nutricosmética es frenar los efectos de la edad en nuestro organismo. Muchos me preguntáis, bien en persona o bien en redes: «¿Pero cómo vamos a dejar de envejecer? ¡Eso es imposible!» Claro que lo es. Los años pasan para todos. Pero no pasan igual. En nuestra mano está el conseguir que el proceso de envejecimiento sea lo menos drástico posible. Y añado: no solo en lo que concierne a la estética, que es el asunto que nos interesa, sino también en lo que respecta a la salud. Porque la nutricosmética busca la belleza reajustando los déficits alimentarios que tenemos. Esa podría ser una definición.

Puesto que el fin último de la nutricosmética es aparentar menos edad y sentirnos, de hecho, más jóvenes, contamos con micronutrientes enfocados a ese fin. Son alrededor de un centenar los ingredientes que empleamos en todas nuestras fórmulas, y actúan entre sí en sinergia para obtener distintos efectos según los que combinemos. Pero hay algunos eminentemente antiedad (o antiaging, como acostumbramos a decir).

Estas son algunas de nuestras sustancias antiedad:

  1. Vitamina C. Uno de los actores principales a la hora de producir colágeno, la proteína que se encarga de mantener nuestra piel firme. Pero además, puesto que es uno de los grandes antioxidantes, mejora muchas de nuestras condiciones orgánicas: aumenta nuestras defensas y estimula la actividad de nuestro sistema inmunológico (lo que hace que seamos más resistentes a las enfermedades infecciosas y estas nos afecten menos), se encarga de llevar los ácidos grasos a las células para producir energía, es fundamental para el funcionamiento del cerebro, por lo que ayuda a mejorar nuestro estado de ánimo, previene enfermedades degenerativas como el cáncer y el alzhéimer (también las cardiovasculares), facilita la cicatrización de los tejidos, facilita la absorción de otros nutrientes esenciales para el organismo… En definitiva, un básico imprescindible.
  2. Ácidos grasos esenciales omega 3.  Estos ácidos grasos, presentes en el aceite de oliva, el pescado o los frutos secos, entre otros, es fundamental en nuestra vida. Cuida nuestro corazón, es un potente antiinflamatorio que nos protege de multitud de enfermedades, es un antidepresivo natural, ayuda en la producción de hormonas, forma parte esencial de nuestras membranas celulares, disminuye el colesterol y las grasas en sangre y es fundamental, en lo que a estética pura se refiere, para conservar un buen estado de nuestra piel y una óptima hidratación.
  3. Ácido hialurónico. Esta sustancia, esencial para la piel, hace que la misma pueda atrapar el agua que necesita para estar correctamente hidratada. Pero es que además forma parte del líquido sinovial (el que se encuentra en nuestras articulaciones) y se convierte así en un lubricante natural para nuestro esqueleto. El ácido hialurónico apoya al colágeno y a los tejidos estructurales para favorecer un estado de la piel terso y elástico.
  4. Colágeno. Esta parte absolutamente fundamental no solo de la piel sino también de las articulaciones es otro de los principios activos de la nutricosmética y que en 180 the concept incorporamos junto al ácido hialurónico para obtener un verdadero cóctel de juventud. El colágeno se va dejando de producir conforme van pasando los años, por lo que un suplemento de esta proteína nos asegura una mejora sustancial de nuestro cutis y del resto de la piel, manteniéndola firme, luminosa y turgente.

2. Antioxidantes

nutricosmetica vitaminas

Uno de los preceptos en los que se basa la nutricosmética es la teoría de la oxidación. La oxidación es uno de los factores fundamentales del envejecimiento, por lo que gran parte de nuestro trabajo de laboratorio se basa en frenar esta oxidación. Intentaré contar de una manera sencilla qué es esta teoría y por qué la empleamos para crear nuestras fórmulas:

Todas nuestras células se alimentan de energía generada por la combustión de azúcar en presencia de oxígeno, fundamental para que se lleve a cabo este proceso. Sin embargo, durante el mismo algunos electrones quedan sueltos y buscan acoplarse a otros átomos. Estos electrones son los famosos radicales libres. Lo que buscan es robar electrones a otras moléculas estables, y si lo logran estas se convierten a su vez en radicales libres. Dicho de un modo más sencillo: los radicales libres, al robar electrones, provocan una reacción en cadena que provoca grandes daños a las células.

Sin embargo, hay una serie de sustancias que acaban con el perjuicio que generan esos radicales libres. Son los antioxidantes. Hablamos pues, de sustancias que van a proteger, por una parte, nuestros órganos y nuestro sistema nervioso, y por otra parte van a mejorar nuestro aspecto externo. Algunos de los antioxidantes más importantes son la ya mencionada vitamina C (que se encuentra, sobre todo, en muchas frutas y verduras), la vitamina E (presente en grasas como el aceite de oliva virgen extra),  vitamina A, el zinc, el magnesio… Estos nutrientes luchan contra los radicales libres y contribuyen a fortalecer y, en consecuencia, rejuvenecer, nuestro organismo.

3. Micronutrientes

Según recoge la Wikipedia, «las sustancias que el organismo de los seres vivos necesita en pequeñas dosis […], indispensables para los diferentes procesos metabólicos de los organismos vivos». Sin estos nutrientes, que el cuerpo necesita en pequeñas cantidades, no podríamos vivir. Vitaminas, minerales y aminoácidos forman en esencia este grupo de sustancias de las que tenemos que proveernos para que nuestra salud no se vea comprometida. Del mismo modo, y trasladado a la nutricosmética, una alteración en estas sustancias también nos afecta. Por eso necesitamos conocer cuáles son nuestras carencias. En los centros certificados 180 the concept realizamos estudios exhaustivos para saber qué micronutrientes demanda cada persona y, de este modo, poder solucionar el problema de la manera más eficaz posible.

4. Reconstruir el interior para mejorar el exterior

Esta sería nuestra máxima. En 180 the concept (en la nutricosmética en general, un sector en continuo crecimiento y absolutamente instalado en gran parte de Europa y de los Estados Unidos, donde forma parte del día a día de quienes quieren cuidarse) buscamos la raíz del problema estético (flacidez, arrugas, piel deshidratada, estrías, celulitis, etcétera) en el interior de nuestro organismo. Lo proveemos de los nutrientes necesarios para solucionar ese problema y estas sustancias se ocupan de mejorarnos por dentro para que tengan su consecuente reflejo externo. Si a nuestra piel le falta hidratación, un cosmético de uso tópico la mejorará… temporalmente. Si le aportamos los principios activos necesarios para que nuestro organismo aprenda a solucionar ese problema de hidratación desde dentro, el aspecto de la misma mejorará sustancialmente y para siempre.

5. Embellecer sin cirugía

La cirugía plástica es una opción tan válida como cualquier otra para vernos más atractivos, pero no se nos escapa que hay mucha gente que, bien por miedo al quirófano, bien porque prefiere métodos menos invasivos, quiere sentirse mejor sin recurrir al bisturí. Ahí entra la nutricosmética. No es un proceso inmediato (aunque, bien pensado, la cirugía también tiene unos periodos posoperatorios hasta que el se logra el objetivo deseado), pero se hace con ingredientes 100% naturales que nuestro cuerpo necesita. No son medicamentos en el sentido clásico de la palabra, sino sustancias ingeridas por vía oral que buscan frenar los efectos de la edad. Y lo consiguen.

¿Qué beneficios aporta la nutricosmética 180 the concept?

nutricosmetica 180 the concept

  1. Está creada con principios activos de primerísima calidad, 100% naturales y con todos los registros sanitarios. Es, por tanto, cosmética oral absolutamente segura.
  2. Como no se vende en grandes superficies, sino en centros certificados con personal debidamente formado, cuentas con la vigilancia continua de dichos profesionales, que cuentan con vastos conocimientos en nutrición y dietética para poder conocer con precisión qué necesitas.
  3. Dichos conocimientos en el campo de la nutrición hacen que podamos sugerirte cómo alimentarte para redoblar objetivos gracias a la combinación de nutricosmética y dieta.

Comenzar septiembre con el objetivo a medio plazo de estar más joven y esbelta solo depende de ti. Pide una cita sin compromiso en nuestro centro certificado más cercano y déjate aconsejar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *