Alimentos para broncearse: ¿qué come nuestra piel?

Autor: | Categorías: Nutricosmética Corporal

Si la semana pasada hablábamos de los diez mandamientos para un bronceado perfecto, hoy me gustaría incidir en cómo se alimenta nuestra piel para que ese bronceado sea óptimo. Y cuando hablo del mejor bronceado posible no me refiero solo al más bonito, sino también a aquel que más se perpetúe en las mejores condiciones y el que menos estropee nuestra piel. Ese delicado equilibrio entre un tono dorado perfecto y una piel con aspecto rejuvenecido es posible si conocemos los mejores alimentos para broncearse.

Verde, que te quiero verde

En primer lugar, quiero hablaros de los vegetales de color verde; en especial, de las espinacas, el brócoli, la col silvestre o la acelga. ¿Por qué? Contienen varias sustancias esenciales para que nuestra piel esté en perfectas condiciones al recibir los rayos del sol. Analicemos algunos de sus nutrientes:

  1. Ácido alfa lipoico (ALA). Es una de las sustancias más poderosas para revitalizar la piel. No solo estamos frente a un potente antioxidante, sino que también tiene propiedades antiinflamatorias. El ALA tiene una capacidad increíble de neutralizar los radicales libres, lo que lo convierte en un aliado imprescindible para disminuir la aparición de arrugas, y su poder antiinflamatorio confiere a la piel un aspecto más uniforme. Ambas propiedades son imprescindibles para que nuestro bronceado sea sublime.
  2. Vitaminas del grupo B. Son necesarias para sintetizar el ADN, por lo que no pueden faltar en nuestra dieta. Los vegetales son especialmente ricos en B3 y B6, aunque también contienen otras vitaminas del grupo. Los expertos en estética llaman a este grupo “las vitaminas de la belleza”, esas con las que lograremos una piel bronceada y sana.

 

 

alimentos para broncearse 1

¡Dale también al color naranja!

Zanahoria, calabaza y pimiento contienen en grandes cantidades ese pigmento que les da un tono anaranjado o rojo y que se traduce en una alta concentración de betacaroteno, lo que conocemos como provitamina A (es decir, una sustancia que el cuerpo transformará en vitamina A). Esta vitamina es esencial para la formación de todos nuestros tejidos y, en consecuencia, para que nuestra piel esté perfecta. Pero no solo eso: potencia la fabricación de melanina en el organismo (el pigmento que hace que nos bronceemos). Además, sus funciones antioxidantes nos ayudan a que aquella no envejezca, ya que se ocupan de que los radicales libres estén fuera de juego.

Los cítricos, esa fuente de juventud

He hablado más veces de la importancia de la vitamina C en nuestra dieta y, más concretamente, dentro de nuestros mejores alimentos para broncearse. Junto con el omega 3 es, probablemente, uno de las principales nutrientes projuventud que encontramos en la naturaleza. Hay multitud de alimentos que la contienen, pero hallamos una fuente importantísima de vitamina C en los cítricos (naranja, lima, limón…) y, también, en los frutos rojos, la papaya, guayaba, melón, mango… Frutas que, por cierto, encontrarás sin problema en verano (recuerda que siempre es mejor tomar alimentos de temporada).

Las grasas más saludables

A nuestro organismo no le puede faltar este grupo de alimentos con muy mala fama, pero absolutamente necesarios. Además del aceite de oliva virgen extra y sus ácidos grasos esenciales omega 3, que previenen el envejecimiento y frenan la deshidratación, tenemos los beneficios que nos aporta el aguacate. La vitamina E que contiene ayuda a revitalizar la piel, y las múltiples vitaminas del grupo B (en especial la B9, encargada de la reparación celular) nos ayudarán, y mucho, en la consecución de una piel perfectamente bronceada.

No nos olvidamos de las proteínas

El grupo de las proteínas también interviene en este proceso y los podemos incluir sin temor a equivocarnos entre los alimentos para broncearse. Pescado, huevos y carnes (preferiblemente de ave), además de proteínas de origen vegetal (que encontramos fundamentalmente en las legumbres) nos aportan vitamina B, que nos aporta hidratación desde el interior y que, consecuentemente, acelera el proceso de bronceado.

Los alimentos más ‘pequeñitos’

Me gustaría aquí destacar dos de tamaño diminuto (uno incluso microscópico) que son vitales para nuestro organismo y, cómo no, se encuentran entre los principales alimentos para broncearse. Hablo, por una parte, del alga chlorella, y por otra, de la levadura. Os cuento por qué.

  1. El alga chlorella, minúscula, verde y de forma redondeada, contiene altísimas cantidades de clorofila, lo que la convierte en un potente desintoxicante. Con nuestro organismo libre de toxinas obtendremos una piel mucho más preparada para recibir el sol y, en consecuencia, más bonita. Es también rica en vitaminas A y C; ambas no son solo antioxidantes, como ya os he comentado, sino que la segunda interviene en la síntesis del colágeno (proteína encargada de que nuestra piel esté tersa, radiante y elástica.
  2. La levadura (por ejemplo, la de cerveza) no solo contiene cantidades más que interesantes de ALA (del cual te he hablado al comienzo de este post), sino que ella también abundan algunas vitaminas como la C y las B6 y B12.

Cómo consumir nuestros alimentos para broncearse

alimentos para broncearse 2

Estamos en verano y apetecen alimentos que no estén calientes; mi recomendación particular es que apuestes por las ensaladas. Estas dan un juego prácticamente infinito y puedes introducir en ellas, además de los vegetales que te apetezcan, las proteínas, animales o no, consumidas en frío una vez cocinadas. ¿Qué tal una mezcla de espinacas y lechuga con un poco de pavo al horno cortado en dados y huevo duro picado? ¿Has probado la ensalada de lentejas con zanahoria? El brócoli apenas escaldado, acompañado por unas láminas de aguacate, nueces y aliñado con limón y un poco de aceite de oliva es una bomba de juventud como hay pocas, además de estar realmente delicioso. Atrévete a hacer otras combinaciones, ¡estamos en la época perfecta para tomar ensaladas!

El ABC solar: preparar, reparar, prolongar el bronceado

En 180 the concept entendemos el bronceado como un proceso completo que incide en tres cuestiones fundamentales:

  1. Preparar la piel (esto es, fortalecerla y embellecerla para que esté perfectamente hidratada y elástica a la hora de tumbarse bajo el sol.
  2. Repararla de los daños que inflige el astro rey: por ejemplo y sobre todo, de los efectos nocivos de los rayos ultravioleta, que tanto la castigan y envejecen.
  3. Prolongar su color pasado el tiempo: si tenemos una piel sana, sin manchas, elástica…, nuestro bronceado se prolongará más allá de lo previsible. Para ello son fundamentales dos cosas: hidratarse y consumir alimentos ricos en nutrientes que mantengan el buen estado de nuestra piel.

Nuestras fórmulas solares cubre estas tres necesidades con creces gracias a los principios activos con los que cuenta y que son, en gran medida, los que te hemos ido desgranando a lo largo de este post. Vitaminas C, E, del grupo B y ácido alfa lipoico, entre otros, son algunos de los muchos ingredientes que encontramos en ellas. No olvidemos que a la acción de los rayos del sol hay que ayudarla desde dentro, preparando a nuestro cuerpo para que los reciba de la mejor forma posible y evitando que la piel sufra daños difíciles de reparar.

Si a tu lista de alimentos para broncearse le sumas el efecto potenciador y rejuvenecedor de la nutricosmética, te aseguro que te vas a quedar fascinada con los resultados. Nuestros profesionales, sobradamente formados, tienen un plan perfecto para ti: solo tienes que acudir a tu centro certificado (aquí tienes el mapa para que sepas cuál es el más cercano) y dejarte asesorar por ellos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *