Cabello y uñas frágiles: atenta a estas señales (y encuentra tu solución)

Autor: | Categorías: Nutricosmética Corporal

El otoño es una época en la que, habitualmente, se cae el cabello. Muchas mujeres lo notan más débil, menos denso o apagado. Pero hay que saber diferenciar una caída del cabello no patológica con una que sí lo es. Detectar un cabello y uñas frágiles a tiempo puede implicar una victoria. Porque detrás de esta fragilidad se suelen esconder otras causas.

El ciclo del cabello

Cuando comienza el otoño (o finaliza el verano, ya que el cambio climático puede influir en nuestros ciclos biológicos) es normal que veamos más pelos caer en la almohada, al ducharnos, etcétera. Esto se debe a que, durante esta etapa del año, renovamos el cabello. Aunque el pelo suele morir en primavera, tarda tres meses en caerse. Es, pues, una renovación natural del mismo, y cuando más se da es en otoño. Durante el verano, y puesto que recibimos más horas de sol, el pelo suele engrosarse para protegernos más, pero se debilita al llegar el otoño.

Una manera de descubrir que no hay alopecia, sino renovación, es observar el nacimiento el pelo alrededor de la frente: si detectamos muchos pelitos cortos, es que está naciendo cabello nuevo.

¿Cuál es el estado de tus uñas?

Detectar problemas en las uñas también puede ser señal de algún problema. Una uña frágil o quebradiza puede serlo porque hay determinadas afecciones detrás. El propio envejecimiento, si no lo frenamos, es uno de los causantes de las uñas en mal estado. Hongos, infecciones bacterianas o cambios de color son alteraciones que hay que atender. Especialmente esta última, pues detrás puede haber alguna afección hepática o cardiaca. La falta de ciertos micronutrientes puede afectar también a la dureza de las uñas. La sequedad y la deshidratación de la piel también les afectan necesariamente, por lo que es importante mantenernos bien alimentados e hidratados. Lo mismo podemos decir del cabello.

Cabello y uñas frágiles. Las causas

En cuanto al cabello, las causas pueden ser múltiples:

  1. El estrés. El cambio radical del relax de las vacaciones a la vuelta a la rutina (jornadas interminables, obligaciones que atender, etcétera) suele provocar un cierto grado de estrés. El estrés influye directamente en la caída del cabello. Ante situaciones de ansiedad, el pelo se cae más (lo que conocemos como alopecia nerviosa).
  2. Agresiones al cabello. El exceso de calor que aplicamos al secarlo o plancharlo, los continuos tintes y decoloraciones, las coletas demasiado tiempo y demasiado tirantes, cepillarlo con peines o cepillos inapropiados…, son algunos de los gestos diarios que lo dañan. Pueden hacer que tengamos un cabello más frágil o que se rompa con mayor facilidad. El uso continuado de champús abrasivos también influye en este proceso.
  3. Exposición al sol. Demasiado sol, algo que suele ocurrir en verano, también hace nuestro cabello más frágil y expuesto a la caída.
  4. Situaciones puntuales, como una infección (por ejemplo, la gripe) el embarazo o vivir una situación altamente traumática, suelen influir en la caída del cabello, pero con una alimentación adecuada este se recupera fácilmente.
  5. Las enfermedades tiroideas y la anemia ferropénica (puede desencadenarse por menstruaciones demasiado abundantes) son problemas que afectan a la masa capilar y que hay que abordar de manera integral.
  6. Alimentación deficitaria. Comer a deshoras y mal es un desencadenante de muchos problemas de salud, pero uno de los síntomas más visibles va a ser un cabello frágil y con poca densidad.

Hablemos ahora de las uñas:

  1. La acción de agentes externos. Detergentes, lejías y otros productos químicos, en contacto continuado con nuestras manos, van a debilitar nuestras uñas.
  2. Ciertas enfermedades, como he citado antes, tienen en las uñas frágiles uno de sus primeros síntomas. Si adviertes un cambio repentino en su dureza y color, es bueno que acudas al médico.
  3. Infecciones por hongos. Si esta es la causa, se detecta fácilmente (uñas gruesas, quebradizas y descoloridas), pero es más habitual que ocurra en las de los pies, que están más expuestos a este tipo de infecciones.
  4. La mala alimentación. Una alimentación deficitaria en ciertas vitaminas evita que nuestras uñas estén duras y sanas.
  5. Falta de ciertos micronutrientes. El zinc, por ejemplo, puede alterar la fortaleza de las uñas.

¿Qué podemos hacer para evitarlo?

Si detectamos tener cabello y uñas frágiles, podemos estar ante un problema relacionado con la nutrición. En primer lugar, tenemos que observar que ingerimos una cantidad suficiente de vitaminas; en segundo, no podemos olvidar hidratarnos. La sequedad de la piel lo es también de cabello y uñas, y debemos tomar precauciones (aquí te damos unas cuantas pistas).

En cuanto a la alimentación, debemos atender a dos grupos de nutrientes: vitaminas y minerales, fundamentalmente.

Vitaminas y minerales contra un cabello y uñas frágiles

  1. Vitaminas del grupo B. La biotina (conocida también como vitamina B7 o B8) es conocida como «la vitamina del pelo». La vamos a encontrar, fundamentalmente, en ciertos frutos secos, algo de lo que huimos cuando estamos a dieta. También podemos encontrar la biotina aislada en suplementos nutricosméticos, como el de 180 the concept, del que hablaré más adelante. La vitamina B12 o cobalamina nos ayuda a mantener un cabello y uñas con un aspecto impecable y la encontramos en pescado, marisco, huevos y algunas carnes rojas (por lo que una dieta vegetariana necesitará de aportes vitamínicos de este tipo fuera de su dieta). Por último, la vitamina B3 o niacina estimula el crecimiento de cabello y uñas. Semillas, legumbres, vegetales de hoja verde y zanahorias son algunos de los alimentos que nos aportan niacina.
  2. Vitamina C. La vitamina C, presente sobre todo en los cítricos y frutos rojos, previene el envejecimiento prematuro y la sequedad y evita su caída. Brócoli, coliflor, espinaca y apio son muy ricos en esta vitamina.
  3. Vitaminas A y D. La falta de vitamina A, encargada de estimular la producción de sebo, reseca el cabello. Es, por tanto, esencial incorporarla a nuestra dieta. Zanahoria, mango, yema de huevo y leche son ricos en esta vitamina liposoluble. También lo es la D, entre cuyos beneficios se encuentra la mejoría de la salud capilar y de las uñas, y que encontramos en pescado, huevos, lácteos, hígado… De nuevo, una alimentación sin proteína animal tendrá, muy probablemente, un déficit de esta vitamina.
  4. Vitamina E. Encargada de crear nuevos vasos sanguíneos y, en consecuencia, de mejorar la circulación, es fundamental para mantener un cabello y uñas sanos. La encontramos en semillas de girasol, algunos frutos secos, aceites vegetales, brócoli, espinacas, aguacates…
  5. Zinc, cobre, etcétera. Ajo, germen de trigo o garbanzos son alimentos ricos en zinc, cuyos síntomas pueden ser uñas con puntos blancos y cabellos frágiles. El cobre lo encontramos en frutos secos, carnes rojas, mariscos, cacao o soja, entre otros. Su déficit puede influir en la falta de pigmentación del cabello, entre otras cosas.

Recuperar cabello y uñas saludables con 180 the concept

cabello-y-uñas frágiles-180tc

Todas estas vitaminas y minerales se encuentran agrupados en nuestra fórmula h6, que añade otros micronutrientes como el gluconato de potasio, el citrato de hierro (fundamental también para mejorar cuadros de anemia), etc. Esta fórmula depura nuestro organismo de toxinas y elementos nocivos, como metales pesados; además, potencia el crecimiento de cabello y uñas.

Pero en nuestro trío para cabello y uñas encontramos también la fórmula h3. Sus propiedades antioxidantes y estimulantes son fantásticas para potenciar la buena salud de pelo y uñas.

Por último, rv1, rica en arginina, entre otros nutrientes. La arginina, además de eliminar el amoniaco del organismo, mejora la irrigación sanguínea del folículo piloso y estimula el crecimiento del cabello.

Cabello y uñas frágiles pueden dejar de ser un problema si nos apuntamos al tren de la nutricosmética 180 the concept. Pensad que esta época de dietas de adelgazamiento nos puede privar de ciertos nutrientes imprescindibles que hemos de consumir fuera de la alimentación. Y con nuestro trío te aseguramos que tu melena y tus uñas recuperarán su juventud. En tu centro certificado más cercano te pueden informar a fondo y resolver tus dudas. Pide cita y te atenderán sin compromiso.

 

Comments on Cabello y uñas frágiles: atenta a estas señales (y encuentra tu solución)

  1. Yeni

    Puede ser que sus productos sean buenos, pero por lo general cuando los publicitan casi no se consiguen en colombia o en algunas regiones de esta

  2. Lara

    las capsulas naturales augmentum consiguieron frenar la caida de mi cabello, regenerarle y endurecer mis uñas. Estas si que las puede conseguir desde colombia. Van fenomenal, yo estaba muy deprimida por la pobreza de mi pelo que no queria ni salir de casa y con este tratamiento consegui volver a tener el pelo de siempre.

  3. ADA

    Vivo en Honduras y aca es difisil de conseguirte lo que uno quiera. Tengo mi chiquita de 2 años y desde que ella nasio mi cabello se a caido tanto que hay huequitos donde no puedo tapar para que nadie vea.
    Es cierto que me las podria conseguir aca las capsulas augmentum de las que habla usted Lara?
    No vivo en la ciudad estoy en un pueblecito donde hay veces que nos cuesta el internet.

  4. Lara

    No se si pudo comprar las cápsulas augmentum desde Honduras, esperó q haya tenido suerte. Yo creo q sirven a cualquier parte del mundo

    1. Ada

      Hola gusto en saludarle, ya llevo con las capsulas augmentum algun tiempo y le explico,
      estoy feliz, no tengo perdida de cabello, veo que esta mas fuerte, con mucho volumen y me crece mas rapido tengo que pintarlo mas que antes para que no se vean las canas blancas..
      es un buen tratamiento, lo unico es el coste de envio que sale un poco caro pero ahorita lo que hago es hacer pedido para todo el mes o un poquito mas tiempito.
      gracias señora Lara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *