Después de la dieta: atenta a los efectos secundarios

Autor: | Categorías: Nutricosmética, Nutricosmética Corporal

Queremos adelgazar a toda costa, pero ¿qué pasa después de la dieta? ¿hemos pensado en los potenciales efectos secundarios que provoca adelgazar sin control? Analizamos las principales consecuencias de la post-dieta y te damos soluciones. ¡Ahora estamos a tiempo de arreglarlo!

Efecto 1: después de la dieta, la piel y los músculos se quedan flácidos.

En las dietas de adelgazamiento, especialmente en aquellas con las que pretendemos perder peso en poco tiempo, ocurre que la piel no tiene la capacidad de readaptarse a su nuevo contorno y se queda flácida. Por otra parte, los músculos, si no los ejercitamos, pierden tonicidad. El resultado es que, en efecto, logramos adelgazar y nos vuelve a entrar la ropa que no nos cabía. Pero a cambio desaparece de nuestro cuerpo la firmeza que demandamos para que el resultado sea el deseado. ¿Qué podemos hacer mientras estamos adelgazando?

  1. Ejercicio aeróbico. Correr, nadar, andar rápido o montar en bicicleta son algunas de las opciones que puedes barajar para que tus músculos no pierdan su tono. No se trata de pegarse palizas, sino de asumir el rendimiento deportivo del que seas capaz.
  2. Ejercicio no aeróbico. El típico trabajo de aparatos en el gimnasio pero también hacer abdominales, etcétera, ayuda a que el músculo se fortalezca. Combinar ambos (aeróbico y anaeróbico) ayuda mucho a evitar la flacidez durante y después de la dieta.
  3. Alimentos. Es importante, en la dieta, incorporar ciertos alimentos que contribuyan a evitar la flacidez. Los ácidos esenciales que aportan el pescado azul y los frutos secos deben estar presentes (si bien los frutos secos con moderación, por su alto poder calórico). Es importante aportar especias que estimulan la microcirculación, como la cúrcuma o el jengibre. Sin olvidarnos de los antioxidantes presentes en numerosas frutas y verduras (pincha aquí para leer qué aporta cada grupo de alimentos).

Solución nutricosmética contra la flacidez corporal.

En 180 the concept contamos con un trío de fórmulas para evitar que, durante la dieta de adelgazamiento, nuestro cuerpo pierda firmeza. Se trata del trío contra la flacidez corporal: en él incorporamos vitamina C y Ester C (una forma mejorada de vitamina C). Por lo que contamos con un doble arma para producir colágeno, que es lo que nos aporta la vitamina C en este problema. Además, contamos con un micronutriente, el NADH, cuyo potente efecto antioxidante protege al organismo y a la piel en especial del envejecimiento prematuro (cuestión básica a la hora de abordar la flacidez corporal). Por último, nuestro cóctel antiedad formado por ácido hialurónico y colágeno hace el resto. ¡Piel firme y cuerpo terso después de la dieta!

Efecto 2: después de la dieta, la deshidratación puede pasarnos factura

Si no abordamos la dieta con los controles suficientes y haciéndola muy en serio, podemos deshidratarnos. No hablamos ya de las barbaridades de algunas personas que lo hacen para marcar músculo, sino de no alimentarnos ni beber la suficiente agua para lubricar nuestro organismo. Esto deviene en potenciales problemas serios de salud. En lo que a alteraciones estéticas se refiere, en una piel envejecida.

  1. Hidrátate. Bebe agua e infusiones. No tomes menos de 1,5 litros de agua diarios y trata de aportar líquido a través de los alimentos (frutas y vegetales principalmente). Las dietas altamente proteicas y bajas en vegetales nos pueden conducir a la deshidratación.
  2. Mientras haces deporte, bebe agua en pequeñas cantidades para que el cuerpo recupere las sales minerales que pierde con el ejercicio.
  3. No está de más recurrir a productos cosméticos de uso tópico que tengan un efecto humectante en la piel. Usarlos a diario tras la ducha aporta su granito de arena.

después de la dieta

Solución nutricosmética contra la deshidratación.

180 the concept ha pensado también en la piel deshidratada: el trío de fórmulas e1+e4+rv6: un cóctel de antioxidantes como la vitamina C (en su fórmula mejorada, Ester C), ácidos grasos esenciales omega 3 que mejoran sensiblemente la luminosidad de la piel y el cóctel antiaging hialurónico más colágeno. Una solución integral para la deshidratación de la piel del rostro y también del cuerpo.

Efecto 3: durante y después de la dieta, podemos no alimentar correctamente a nuestro cerebro.

Hacer una dieta sin control cuenta con el riesgo de que nuestro cerebro tenga un déficit micronutricional que haga que funcione con menos energía. Es importante vigilar que los niveles de omega 3, vitamina B12 y ciertos minerales no faltan en nuestra alimentación; de otro modo, nos arriesgamos a perder agilidad mental. Y no solo eso: después de la dieta, podemos dejar secuelas.

Investigadores de la Universidad de Oxford descubrieron que estos nutrientes son fundamentales para hacernos más listos. Pescado azul, frutos secos, brócoli y vegetales de hoja verde…, deben estar presentes en nuestro régimen alimentario.

Solución nutricosmética para alimentar al cerebro

Omega 3, numerosas vitaminas entre las que se encuentra la B12 y minerales están presentes en nuestro trío concentración y memoria mujer. De este modo, nos aseguramos de que a nuestro cerebro no va a faltarle de nada y, de paso, aumentaremos su capacidad de funcionamiento.

Efecto 4: después de la dieta, si no aprendemos a comer, recuperamos el peso.

Es el inconfundible y fatídico efecto de las llamadas dietas yoyó: si no aprendemos a comer correctamente, en los siguientes meses posteriores a abandonarla es muy probable que recuperemos lo perdido. Es más: puede que cojamos más peso del que inicialmente perdimos. Hay que tomar ciertas precauciones para evitar este contratiempo.

  1. Lograr el peso ideal no es una meta, es una travesía. Después de la dieta tienen que haberse adquirido unos hábitos que deben quedarse con nosotros para siempre. Si no asumimos esto, difícilmente lograremos vernos bien.
  2. Evitar comprar con hambre, llevar siempre a mano una botella con agua, descartar los alimentos con alto índice glucémico (disparan la producción de insulina y nos matan de hambre poco después). Son hábitos que debemos adquirir.
  3. Tomar el hábito de hacer deporte es fundamental para evitar los kilos de más.

Solución nutricosmética para el control de peso.

Con nuestro trío de control de peso y adelgazante, en 180 the concept nos comprometemos a que la nutricosmética se alíe contigo para siempre. Entre los nutrientes de este plan para la silueta, contamos con los ácidos grasos esenciales omega 3, que permiten controlar el apetito. Ácido linoleico conjugado (CLA) que produce un bloqueo en el transporte de las grasas hacia las células adiposas (el CLA es imprescindible combinarlo con actividad deportiva para que funcione). Por último el ácido alfa lipoico que, entre otros beneficios, tiene el de disminuir la acumulación de grasa en el organismo.

Estas son algunas de las alteraciones estéticas que podemos encontrarnos después de hacer dieta. Si estás en pleno proceso ¡estás a tiempo! Incluye la Nutricosmética 180 the concept y verás cómo se te facilitan las cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *