Nutricosmética y el cuidado del cabello. La revolución para tu cabeza.

Autor: | Categorías: Cabello y uñas, Nutricosmética Corporal

La relación entre la Nutricosmética y el cuidado del cabello supone un gran avance en la historia del cuidado personal. Porque tu cabello es una carta de presentación para tu belleza. Cuidar el pelo es fundamental para sentirte bien y que los demás te vean bien. Su aspecto tiene una importancia social y personal fundamental. Y siempre ha sido así.

El 68% de las mujeres afirman sentirse bajas de ánimo cuando su pelo está mal. El 20% planifican su actividad personal o profesional considerando cuando se pueden lavar la cabeza.

Los peinados están muy relacionados con el estado de ánimo. En muchas ocasiones cuando nos sentimos mal recurrimos al cambio de look. Nos hacemos cortes y tintes que parece que nos dieran fuerzas nuevas. Nos permite marcar fácilmente nuestro propio estilo. Necesitamos poco para darnos ese aire loco, formal o seductor que queremos en cada momento. Sólo cambiando el peinado podemos tener un cambio radical en nuestra imagen. Nos deja jugar y divertirnos.

Tan crucial es el pelo para la imagen personal y social, que podemos encontrar una auténtica historia del cabello. A lo largo de la historia los peinados y sus significados han reflejado una condición social, personal o familiar.

Vamos a ver algunas curiosidades sobre el papel del cabello y sus peinados en la historia

Algunas historias del cabello

Cuidar el pelo ha formado parte de todas las sociedades a lo largo de la historia. En las excavaciones de la primera cultura conocida, la de los sumerios, se encuentran peines. Están hechos con huesos, maderas o espinas de pescados, reflejan que el pelo se cuidó ya en las primeras sociedades.

Una de las historias más antiguas y conocidas relacionadas con el pelo, es la de Sansón. De su pelo le venía la fuerza para vencer a un león sólo con sus manos. Cuando le cortaron el cabello, perdió la energía.

En la Edad Antigua, llevar peluca te situaba en una clase social elevada.

Dicen que los esclavos de Cartagena de Indias utilizaron las trenzas de las mujeres como mapas para recordar los caminos. En las sociedades indígenas según el evento era el peinado. Y también en el pelo se guardaban los granos de maíz para sacarlos de las plantaciones y cultivarlos.

En la China milenaria cuidarse el pelo era fundamental. No hacerlo representaba que existía algún problema.

Muchas tribus de África subsahariana relacionaban el pelo largo con la fertilidad.

En el Antiguo Egipto, las trenzas estaban reservadas para los reyes o ceremonias matrimoniales.

Y así a lo largo de la historia peinados y sus significados han ido cambiando. Hoy en día hay más libertad que nunca a la hora de elegir peinados y colores. Pero hay algo que no ha cambiado, hay que cuidar el pelo para que luzca bonito. Surge una nueva alianza entre la Nutricosmética y el cuidado de cabello.

El pelo y la Nutricosmética

Como ya hemos dicho, el pelo ayuda a definirnos y presentarnos. Por eso cuidarlo es una cuestión de cabeza. A lo largo de la historia el cuidado del pelo ha sido fundamental. Pero ahora tenemos una ventaja añadida: es más fácil tener un pelo sano y fuerte. La Nutricosmética y el cuidado del cabello se unen en una realidad que nos ayudará a complementar la dieta con todo lo que nuestro cabello necesita.

Sabemos como debemos protegerlo; una buena dieta, evitar agresiones como el sol, o el calor de planchas y secadores y otros muchos actos cotidianos pueden ayudarnos.

Pero si lo que queremos es darle toda la fuerza de la que es capaz, cuidándolo desde su raíz, podemos contar con la ayuda de la Nutricosmética.

La Fórmula Cabello y Uñas (H3+H6+RV1) aporta todo lo que tu cuerpo necesita para el mejor crecimiento del pelo y la uñas. Es darle a tu cuerpo lo que va a necesitar para que luzcas una melena revitalizada, suave y fuerte.

180 the concept y tu, todo lo que necesita tu cabello para su vitalidad y belleza.

Nutricosmética y el pelo

 

Comments on Nutricosmética y el cuidado del cabello. La revolución para tu cabeza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *