Ejercicios de respiración. Respirar bien para vivir más y mejor.

Autor: | Categorías: Vida sana

Según diversos estudios, una persona puede estar una media de cuarenta días sin comer. Si de beber se trata, pocos superan los cinco días sin graves secuelas.  Sin embargo, con tan sólo cuatro o seis minutos sin oxígeno, las células del cerebro comienzan a destruirse. Respirar es el soplo vital que necesita el organismo. Los ejercicios de respiración nos ayudarán a mejorarla y obtener todos sus beneficios.

La respiración. Un proceso vital.

La respiración es un intercambio de gases. Con ella, las células reciben el oxígeno necesario y se deshacen del dióxido de carbono. Podríamos hablar de una respiración externa y una respiración interna. La primera, la externa, es la que percibimos al inhalar y exhalar el aire. La interna tiene lugar en nuestras células.

Respirar nos permite adquirir la energía necesaria para vivir. No necesitamos preocuparnos de ello, nuestro cuerpo respira sólo. Y aunque es cierto que cuenta con importantes mecanismos de regulación, podemos y debemos ayudarle.

Todos respiramos, pero no todos respiramos bien y factores como el estrés o el cansancio pueden alterar nuestra respiración. En muchas ocasiones pequeñas acciones involuntarias nos avisan de una mala oxigenación y de cómo nuestro cuerpo se recupera de ello. Cuando estamos cansados o aburridos nuestra respiración es más superficial y tomamos menos oxígeno. Al bostezar el cuerpo recupera ese oxígeno que no le estamos dando. La elevación involuntaria de hombros y omoplatos, o los suspiros, son otros mecanismos de equilibrio del cuerpo.

Debemos ayudar a nuestro organismo y facilitarle las tareas. Sabemos que cuenta con alarmas y mecanismos de recuperación, pero si evitamos que se pongan en marcha, ahorraremos energía y situiaciones de estrés orgánico.Nuestro cuerpo y nuestra mente agradecen nuestros cuidados. Por eso te animamos a conocer los ejercicios de respiración.

Beneficios de los ejercicios de respiración.

Beneficios de la respiración lenta y profunda:

  • Control del estrés. Estimulamos el sistema nervioso parasimpático, favoreciendo la relajación.
  • Aumenta la capacidad de pulmones y tórax. Esto nos permitirá oxigenar mejor nuestro cuerpo no sólo al hacer ejercicios, sino también a lo largo de todo el día.
  • Reactiva la circulación sanguínea. Con el oxígeno en nuestros pulmones, todo el sistema circulatorio se ve beneficiado y damos un descanso a nuestro corazón.
  • Eliminación de toxinas. Respirar es tomar y soltar aire. Al exhalar soltamos dióxido de carbono, que es el residuo tóxico natural de nuestro organismo. Cuando tomamos aire oxigenamos el cuerpo. En consecuencia los glóbulos rojos se cargan de oxígeno facilitando así la expulsión de toxinas. Un círculo perfecto.
  • Rejuvenecimiento de la piel. Al aumentar la oxigenación de nuestro cuerpo, la piel se torna con más vitalidad y se controla mejor la aparición de las arrugas.
  • Alivia el dolor. Cuantas veces hemos dicho o hemos oído esta expresión: “me di un golpe tan fuerte que me quedé sin aire”. Contener el aire es un mecanismo natural de nuestro cuerpo ante el dolor. Si contenemos la respiración unos segundos, y luego respiramos profunda y pausadamente se liberarán endorfinas, que son los calmantes endógenos del organismo. Sus propiedades analgésicas y miorrelajantes serán percibidas de inmediato.
  • Mejora la postura corporal. Cuando hinchamos los pulmones la columna vertebral se posiciona correctamente.
  • Activa el sistema inmunológico. Con la respiración profunda estimulamos el sistema linfático ayudando a nuestro organismo.
  • Mejora la digestión. Los órganos digestivos son más eficaces con el aporte de oxígeno de una respiración lenta y profunda. El movimiento del diafragma favorecerá el movimiento peristáltico del intestino mejorando el tránsito.
  • Ayuda a quemar grasa. Una adecuada oxigenación favorece la metabolización necesaria.

Con todos estos beneficios, ¡no dudes en practicar los ejercicios que te presentamos!

Ejercicios de respiración

Lo más importante a la hora de realizar estos ejercicios es que tomes unos minutos para ti, esos que tanto mereces.

La respiración debe ser siempre relajada. Por eso los tiempos dependerán de ti. Si es importante contar al inhalar, retener el aire (la mitad del tiempo que la inhalación) y exhalar. Si contamos 6 segundos al tomar el aire, retenemos tres segundos el aire. Después expulsaremos contando los mismos segundos que al cogerlo (6-3-6). Es muy importante la exhalación, ya que permite vaciar los pulmones y eliminar las toxinas. Con el tiempo se incrementarán los segundos (8-4-6). También se puede mantener el tiempo de la inhalación y alargar el de la exhalación.( 8-4-8 — 8-4-10)

Puedes estar sentada, tumbada o de pie. Lo más importante es que estés relajada y concentrarte en tu respiración y en tu cuerpo, hacerla consciente.

Tipos de respiración

Respiración abdominal o diafragmática.
Colocamos una mano sobre el pecho y otra sobre el vientre. Tomamos aire lentamente por la nariz. Primero se elevará la mano que tenemos sobre el pecho. Por último la mano de nuestro vientre. Mantenemos unos segundos el aire y expulsamos lentamente. Primero bajará la mano que tenemos sobre el pecho. Después bajará la del vientre.
Buena para la presión sanguínea y cardiaca. Funciona bien antes de un evento importante en el que puedan traicionarnos los nervios, pero necesitemos sacar lo mejor de nosotras.

Respiración alternada por las fosas nasales (Nadi Shodhana)
Coloca el pulgar derecho en la fosa nasal derecha. Respira profundamente y mantén el aire en los pulmones. Para soltar el aire, tapamos con el pulgar izquierdo la fosa nasal izquierda. Cogemos con la izquierda y soltamos con la derecha. Tras una serie cambiamos el orden.
En yoga no se recomienda antes de dormir, ya que puede despejar y activar la mente.
Mejora la concentración y la calma y permite aliviar ciertos dolores de cabeza. En la meditación ayuda a balancear el cuerpo uniendo las regiones del cerebro.

Respiración completa
Inhalar profundamente el aire por la nariz. El abdomen debe hincharse y expandirse la caja torácica. Los hombros deben elevarse un poco. Aguantamos el aire unos segundos y se exhala lentamente.
Permite ampliar nuestra capacidad torácica, entrenar el autocontrol e inducirnos a la serenidad y concentración.

Anímate a realizar ejercicios de respiración, para tu cuerpo y tu mente. Y no olvides que desde 180 the concept, te podemos ayudar con nuestras fórmulas de Nutricosmética del Bienestar.

Tómate el respiro que te mereces.

beneficios de la respiración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *